jueves, 21 de agosto de 2014

Crónica de mi Colecistectomía Laparoscópica (Extracción de Vesícula Biliar)

Después de una semanita con una gastroenterocolitis aguda y de haber bajado notablemente los kilómetros entrenados para el Maratón de Buenos Aires del 12 de octubre; pensé será un buen finde para descansar y el lunes retomo. Llevaba corriendo 50 km. semanales y todo se veía bien. Sin embargo el domingo al mediodía empecé a sentir el típico malestar en el abdomen que me acompañaba desde hace dos o tres años (tres veces al año por lo menos).., ese dolorcito se instaló y no se quiso ir más.. poco a poco se intensificó y ya no me dejó tranquilo, culpé a alguna situación de stress y me tomé un te pensando que pronto (o a la sumo al día siguiente se iría).

Pasaron las horas y el dolor era más fuerte, casi insoportable, pero como era “conocido” me dije ya vendrán las náuseas, el vómito y podré descansar. Pero no!, estuve toda la noche sin dormir y así me fui a la oficina a las 10:00 de la mañana. Alrededor de las 15:00 sin que el dolor haya desaparecido, pensé en irme a casa a descansar y luego pasar por la guardia médica del Hospital Británico. Comino a casa cambié de opinión e invertí el orden; primero iría al hospital y luego con el diagnóstico podré descansar me dije.

15:30 guardia del HB, comienzo con análisis de sangre y ecografía abdominal.. primer diagnóstico: vesícula.., ummm ya lo sé..! el dolor no cede!
18:30 mejor hablá con el cirujano que llega a las 19:30 me dice la médica de Demanda espontánea.
20:15 ummm vas a tener que operarte, me dice el cirujano.. ehh cuándo? Esta semana –responde. Pero ya te quedás acá internado. Estamos viendo para conseguirte una cama.
(el Hospital Británico de Buenos Aires está colapsado)

Tenés alguien que te haga el ingreso?, me dice el cirujano- no, soy sólo le digo, bueno lo hago yo por vos. (gran gesto humano) En estos momentos uno se da cuenta de algunas opciones –voluntarias o no- que ha ido tomando.

Trato de controlar el dolor, mientras le aviso a mis hermanos –quienes me dicen salimos para allá.., (pero ellos tienen sus familias, son ya las 23:00 y no sé si podrán entrar a verme)

Aunque el esquema de salud pareciera desbordado; con mucha gente quejándose de las prestaciones que recibe por el dinero que paga; yo no puedo quejarme y además tengo que decir que el plantel de enfermeras, camilleros, personal de limpieza, médicos, recepcionistas y seguridad, todos me trataron increíblemente bien.

Los médicos clínicos y cirujanos me trataron perfecto, me sentí en confianza con ellos, sabían lo que decían. Decidieron hacerme la cirugía laparoscópica, y así tendría cicatrices pequeñísimas, como dos puntitos.

Estuve con suero, antibióticos y calmantes por tres días; luego encontraron lugar en el quirófano; camisolín verde y llegó el anestesiólogo; se presentó: Me cayó bien, se veía sólo un poco más grande que yo. Conversamos, todo bien.. el maratón sigue dando vueltas en mi cabeza.., podré recuperarme en tres semanas y entrenar otras cuatros para correr los 42,195 ?


Entro al quirófano; me pasan a la camilla, miro el techo todo blanco. El quirófano confortable. Llegó el anestesiólogo, y empezaron a ponerme algunas en posición; agregan “algo” al suero y 30 segundos después no supe de mí.

Recuerdo borroso al anestesiólogo diciéndome ¡Ya terminamos, Gerardo! Las enfermeras me saludaron, me llevaron a mi habitación y ahí estaban mis hermanos y yo tranquilo y agradecido de que todo hubiera salido bien.

Pasé el resto de la tarde sin agua ni comida, alimentándome de suero y a la noche llego una gelatina; primera “comida” sólida en 96 horas..

Al día siguiente mi desayuno fueron tres galletitas de agua sin sal; jalea de durazno, té té negro y nada más... un día y medio después obtuve el alta.

Ahora estoy reposando, camino poco, muy despacito y encorvado, es imposible pensar que hace unos días estaba corriendo, ahora no camino ni 50 metros, pero sé que estoy mejorando, mis sobrinos y hermanos me cuidan mucho y pronto estaré recuperado y en un mes volveré a correr.

Esta experiencia, aunque pequeña, me permitió estar un buen rato a solas, reflexionar y recordar las cosas y personas que son o fueron realmente importantes en mi vida. Mi viejo cada día más presente.

martes, 17 de diciembre de 2013

46 años

El bien estar no es un accidente. Se puede tener más todavía si uno toma conciencia de lo que está haciendo y de lo que está dejando de hacer, y asume el compromiso de cambiar lo que no le gusta. No me puedo quejar. Los primeros cuarenta y seis años han tenido todo tipo de experiencias, he conocido a personajes realmente interesantes, he visto lugares increíbles, me sigo riendo mucho, he hecho lo que he querido en casi todos los momentos y he aprendido a tomar mis propias - buenas o malas - decisiones. Llego más o menos feliz, rodeado de gente maravillosa que - por extrañas razones - ha llegado y permanecido junto a mí a lo largo de todo el camino.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Llega el buen tiempo y aparecen las endorfinas, contradictorio...siempre digo que me gustan los días de frío!
Las endorfinas otra vez aparecen, aunque creo que esta vez se trata de un nuevo proyecto, que vendrá después de los 42.195 de octubre. Mi cabeza vuela.., no tanto como mi cuerpo y piernas pero ya empiezo a ver que -aunque difícil- voy a recorrer las calles de Buenos Aires.

A medida que entreno más y me voy adaptando a las cargas, libero más endorfinas y me siento mejor.
De a poco voy encontrando cierta regularidad y las sensaciones de júbilo o éxtasis pasajero eliminan todo cansancio y hace que desaparezcan los dolores.

A penas tres días de la semana y ya 30 km. rodados!

jueves, 22 de agosto de 2013

2013, muchas cosas han pasado y con este "pasado" tengo que enfrentar nuevamente los 42.195 de Buenos Aires!

Faltan 50 días para el maratón de Buenos Aires; carrera que he corrido 6 veces. Acabo de llegar de hacer 9 km. y siento que este año va a ser durísima la carrera. No me siento mentalmente preparado aunque en lo que vaya del mes haya corrido ya 110 km.

Tengo claro que me falta mucho todavía; tengo claro que debo definir mi estrategia para mis propios 42, 195, y no dejarme llevar por el ritmo de otros atletas, ni por lo que me gustaría, sino por lo que hoy puedo. Si hoy tuviera que pensar en un tiempo no puedo hacerlo en menos de 4 horas como me lo propongo cada año. Hoy completo los 10k. en 55’ y los 15k. en 1 hora 30’; todavía es una incógnita en cuánto completo los 21k. y por ende los 42, 195 del maratón.

Sé que tengo que tener fuerza mental, no dudar y mantenerme firme la idea de que puedo llegar. Todo el tiempo recordar el esfuerzo que hago día a día.

martes, 13 de noviembre de 2012

El optimismo


No es que tenga muchos problemas; pero a veces siento que mi vida tiene algunos obstáculos; obstáculos que de alguna manera u otra van desapareciendo. Muchas veces me pregunto si es que desaparecen o simplemente mi optimismo, que a esta altura de mi vida es nada más y nada menos que una mirada distinta del obstáculo; hace que se transformen.

En general miro todo esperando que el futuro me depare resultados favorables; a veces soy el típico boludo optimista; pero la vida generalmente se encarga de avisarme que no estaba tan errado.
A mí el optimismo me ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia. Hace años mi analista me decía que no podría ser un asesina serial por mi capacidad de digerir el fracaso; y saben qué: empeñarme en descubrir inconvenientes y dificultades me provoca desánimo.

Dicen que en general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y existosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física. Excepto por el criterio de éxito que se use o de algunos kilos de más; coincido.

Si bien mi optimismo no alcanza para asegurarme ese final feliz, más allá de los dragones, brujas y cualquier otra adversidad y no siempre mi optimismo comienza el cuento con el pie derecho, estoy dispuesto y confiado; más allá, incluso, de lo que finalmente resulte. Es que siempre mi cuerpo, mente y alma van hacia lo que me parece más saludable y placentero. De alguna manera busco armonía, estabilidad, seguridad y bienestar. Entonces, ser optimista, en pocas palabras, es una elección vital. Tal vez sea mucho más que "tener buena onda" o creer que, pese a todo, "está todo bien". Claro que no hay optimismo sin sentido de realidad; pero diciéndolo de una manera positiva: optimismo es compromiso, aceptación y acción. "Para ser capaces de avanzar, tenemos que ser capaces de creer que tenemos por delante todas las posibilidades",  y yo siempre creo en esto.

Por qué cuento esto: bueno porque llevo dos meses durmiendo en un sofá cama acompañando a mi padre en su transitar por una compleja situación; me levanto casi todos los días con dolores en la espalda -supongo que obedecen a un ultra fino colchón de un sofá cama que debe doblarse en tres para poder cerrarse-; y cada mañana debo salir a correr 7 km. para entrenar y así el viaje por la ruta 40 del mes de enero no será un suplicio. Estaba a punto de “explotar” sin saber qué hacer con mi mirada optimista, cuando me desperté y me dije: pero esto es fantástico; la vida no sólo te ofrece la posibilidad de cuidar a tu padre devolviéndole mucho de lo que él hizo ya por vos, sino que además te ofrece la posibilidad de entrenar durmiendo cada día durante tres meses en una suerte de bolsa de dormir con aislante y tener que levantarte cada día para seguir viaje en una suerte de simulador de ruta 40.. la vida a veces es grandiosa!

Un dolor en la espalda causado por un colchón ultra fino me hace preguntar cómo siento, cómo pienso, qué busco.. de seguir haciéndolo a conciencia, es probable que descubra que es posible encontrar nuevas rutas y dar un armonioso y prudente giro de timón; porque el optimismo es socio de la resiliencia (capacidad de revertir hasta las situaciones más traumáticas).


lunes, 5 de noviembre de 2012

Pasiones; llevar el "límite" un poquito más allá


Es fácil para cualquier persona tener un blog y contarle al "mundo" lo que piensa del tema que le gusta. En un blog, uno puede decidir qué quiere decir, sin que un "otro" nos imponga nada. Podemos expresar nuestra opinión sin temor a que la gente lo rechace. Incluso, crear un blog es una muy buena manera de construir relaciones con personas que están dispuestas a brindar apoyo, y lo mejor de todo, como en mi caso compartir experiencias de vida que nos deja cada historia, así que los invito a que se animen a abrir sus blog con algo que los apasione.

Cuando uno es un apasionado, no importa compartir lo que tenes con el mundo. Me parece que las personas que tienen dudas en hablar con los demás sobre sus gustos o ideales, son personas con poca pasión. Y recuerden, que ser un apasionado exitoso requiere la generación de hábitos que alivianen la carga de la desmotivación.

¿Te apasiona ALGO? ¡HACELO! Sólo los verdaderos apasionados encuentran una manera de incluir en su estilo de vida, las actividades que nos llenan el alma y el corazón, día a día.

Ya estamos en el mes de noviembre y no he entrenado lo que debería. Esto muy cerca de vivir otra experiencia, intentar superar mis límites y no sé cómo voy a hacer para superarla; pero no me caigo.., las ganas de hacerlo son más fuertes y siempre encuentro una “señal” que me indica que sigo en el camino correcto.

No podría decir si es tarde o no para salir; pero todos los que decidimos afrontar alguna aventura nos debemos enfrentar a nuestras propias emociones y a la incertidumbre que significa vivir esta experiencia; me pregunto: -será lo mismo que intentar subir una montaña de más de 5.000 metros?, o lo mismo que correr un 42k?, o representa una historia nueva y diferente.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Nueva aventura


Le escribo a una persona que se llama Marcelo y que –creo- que hizo un viaje por la Ruta 40; como tengo ganas de hacer algo parecido, le escribo..

hola Marcelo; hace un tiempo leí una nota (era vos?) en la revista aventura sobre un viaje tuyo en los valles calchaquíes.., estoy preparando uno parecido.. bahh ruta 40 desde Jujuy a Mendoza., me gustaría leer de vos algunos consejos..
gracias abrazo, G.

Me escribe Marcelo
no puedo decirte mas que, no dejes de disfrutar.......yo hacía entre 80 y 100 km. por día, salía tempranito, y está plagado de pueblitos que paras y sacas fotos y comes, la ruta de Cafayate a Cachi todavía esta cruda no está asfaltada por suerte, a mi me gusta mas así, pero de cachi a Salta, ya asfaltaron todo, menos la cuesta del obispo, mucha piedra, cuando agarras la ruta para volver a Cafayate, después de la bajada, lo que mas me pego fue la humedad, todo el viaje es un clima seco, pero esos 50km., Del carril hasta el puente de las conchas, es todo campo tabacalero, mucho tráfico, y calor pesado, con decirte que me tuve que poner la calza con badana, antes había andado solo con un pantalón de montaña,, decime que dudas tenes yo estuve de nuevo en agosto, de vacaciones, pero solo me quede en Cachi, fui a fotografiar no más, me lleve la bici igual y hice unos caminitos cercanos pero no mucho, avisa!

ahhhh, subio muuucho todo!, Salta ta de moda, por ejemplo el yogurt que acá vale 5 pesos alla vale 8 o 9...
hay que comer empanadas y frutos de allá, si pretendes las cosas de Bue salen caritas......, jjejee
Salta ta de moda


Mira..yo use una mountain vieja de 21 velocidades y sin suspensión, pero porque a mi me gusta mi bici mucho, me llevo de La Quiaca hasta Cuzco, así que no te preocupes, y me cruze con un gringo que andaba con una plegable, solo andaba en las bajadas las subidas las hacia arrastrando la bici un tipo grande como de 60 años, por eso te digo que no te enrosques con esas cosas, solamente preocupate por un buen porta equipaje y unas buenas alforjas, porque todo los sacudones, terminan rompiendo las varillas de y las telas, las costuras se abren hay mucho pozo, serrucho, cualquier bici anda, pero esto que te digo es indispensable y un buen bolso de manubrio, así tenes las cosas a mano, la camara comida, yo me lo hice....le hice un arnes de aluminio por que aca solo habia de los que van colgados, asi que con ayuda de mi vieja que me cosió unas solapas una morsa y varilla de aluminio le hice un arnes que se banco todo

lo que si yo use son pedales automáticos, por que así trasmitís toda tu fuerza a las ruedas y liquido antipinchazo nunca me paso nada con las ruedas, pero hace un montón que las uso, y cuidala......y cuidate, yo lo hice en solitario, cuando llegue a los 3600 hay una planicie, eramos yo una nube gigante al lado mio y un burrito a lo lejos......te conectas estas solo pero a la vez tenes a todo el mundo al rededor, por eso que vos te sientas bien y que la bici este confiable es indispensable para que lo disfrutes y puedas sentir todo eso

muuuuuucha agua, aprovecha los frutos secos que salen re baratos y protector solar

Una persona común

La única manera de conocer los límites de lo posible en uno es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo que parece a veces imposible. Después valorar las capacidades. Actuar sin temores o quedarme paralizado dejando pasar de largo "valiosas" oportunidades. Valorar mis cualidades, logros y capacidades, y fomentar cualidades positivas. Analizar mis límites, intentar superarlos o aceptarlos si no es posible. De esto se tratan mis historias.

Seguidores